¿Por qué lo hacemos?

Porque estamos convencidos de que una persona educada y emprendedora transforma y genera desarrollo. Por ello, el trabajo de la Fundación Luker desde hace 20 años se enfoca en ayudar a personas y comunidades a que desarrollen su potencial y logren aprender a ser lo que son capaces de ser.

En estas dos décadas se han logrado claros resultados y alianzas, se ha mantenido el legado de los valores familiares que dieron origen a la Fundación, y se han creado modelos de trabajo en torno a la educación.