22 Feb 2018

Entrega de la nueva Escuela Limoncillo

Desde el mes de junio de 2017 estaba en proceso de construcción la nueva sede educativa de la vereda limoncito, ya que la antigua sede estaba ubicada en un lugar de alto riesgo y había sido afectada por la ola invernal del año 2010

 

El día 6 de febrero se realizó el foro de auditoria visible final por parte del Fondo de Adaptación Nacional en el cual se efectuó la rendición de cuentas y se entregó de manera oficial la nueva sede de la Escuela Limoncillo. En esta actividad participaron: la Administración Municipal en cabeza de la Secretaria de Educación, la Rectora de la Institución Caribia, los docentes y estudiantes de la sede Limoncillo y la comunidad veredal.

La alegría era evidente en el rostro de cada participante, especialmente de los niños que diariamente debían recibir sus clases en unas instalaciones deterioradas por el paso de los años y más aún por las continuas inundaciones que afectan la zona donde la escuela estaba ubicada.

Hoy, gracias a diferentes actores como la Alcaldía Municipal, el Fondo de Adaptación Nacional que administro los recursos y la Fundación Luker que gestionó y acompaño este proceso, es posible que los niños cuenten con un lugar digno para realizar su proceso educativo.

La nueve sede cuenta con dos aulas con su respectivo mobiliario, restaurante y cocina escolar, un centro de recursos con material deportivo, unidades sanitarias, además de un espacio recreativo y una plazoleta elaborada de forma participativa con los padres de familia y estudiantes, utilizando como base el elemento ecoladrillo.  En este proyecto que fue acompañado por la Fundación Luker, los padres de familia mostraron gran interés y se reconocieron como actores importantes en el mejoramiento de los ambientes escolares de sus hijos, además de ir consolidando poco a poco la importancia del trabajo comunitario y los procesos de corresponsabilidad.

La construcción de la escuela tuvo una inversión del Fondo de Adaptación de $838.560.000 y según el informe entregado cumple con toda la reglamentación que exige el ministerio de Educación para las construcciones educativas.

El sentimiento de toda la comunidad es de agradecimiento por la obra realizada, que gracias al trabajo conjunto se convirtió en una feliz realidad  y que sin duda va a redundar en el mejoramiento de la calidad educativa de los niños que asisten a esta sede.